viernes, 26 de junio de 2015

SONIC YOUTH: 25 AÑOS DE GOO

Si bien Goo (el sexto LP de Sonic Youth) no es el mejor álbum de los neoyorkinos, sí es uno de los más emblemáticos, por significar su debut con la “mainstream” DGC (Geffen Records) que les permitió presentar su innovadora propuesta sónica a un público masivo,  demostrando una integridad a pruebas de balas a pesar de exhibir un sonido algo alejado del avant-noise y arte-abstracto de sus primeros discos para ofrecernos a cambio capas sonoras más estructuras y aliadas al pop sin dejar de lado la experimentación visceral y las arriesgadas texturas esculpidas por las guitarras de Moore y Ranaldo. Además de ser una de las portadas favoritas por los fans y utilizada como indumentaria preferida en sus vestimentas.  
From  “blowjob?” to “Goo”
Luego del lanzamiento de su obra maestra Daydream Nation (1988) y su considerable número de copias vendidas, la banda firmó con la major Geffen Records y  el reto se presentaba enorme para los integrantes de la  “juventud sónica”, no sé sabía por dónde comenzar y su estreno para las “masas” tendría que ser convincente. Thurston Moore recuerda que la gente del sello tenía una perspectiva que la banda sería una especie de Pink Floyd por su propuesta experimental, pero ellos estaban muy metidos en el punk y el noise así que no les seducía la idea de emular a los británicos sino de seguir en la brega con sus ideales.
En noviembre de 1989 los Sonic Youth se metieron al Waterworks Studios de Manhattan junto a los productores Nick Sangano, con quien habían trabajado en el disco anterior, y Ron Saint Germain  para iniciar el nuevo proyecto que en un principio recibió el título tentativo de “Blowjob?” tomado de un polo diseñado por el artista underground Raymond Pettibon, donde se muestra la imagen de Joan Crawfod con dicha palabra como leyenda. El resultado de aquellas sesiones iniciales arrojarían una serie de pestíferos demos que podemos disfrutarlos en el segundo disco de la reedición de lujo editada el 2005.
El material grabado fue pulido, y se coincidió con los Public Enemy en los estudios, quienes estaban  grabando su tercer álbum, dándose así el encuentro con Chuck D y a cursarle la invitación para que participe en el tema “Kool Thing” haciendo dúo con Kim Gordon. La banda decidió trabajar los videos promocionales de “Dirty Roots”, “Kool Thing” y “Disappearer” pero luego tuvieron la idea de sacar clips para los temas restantes del disco, los cuales podemos apreciar en el DVD Corporate Ghost, inspirados en la ética indie-rock, según el baterista Steve Shelley, al no contar con un presupuesto suficiente, ofrecieron a cada director 1500 dólares para que lo utilicen como quisieran en la producción de los mismos. 
En lo que respecta al arte de interiores del LP, en esta ocasión en esta ocasión la banda se apoyó en la estética glam.  
My friend Goo
Vayamos al álbum. “Dirty Roots” con sus punteos sombríos nos introducen hacia una atmósfera oscura que sucumbirá ante el estruendo de guitarrazos y percusión sobre la mitad del tema. Lúgubres sonoridades emanadas por las guitarras de Moore y Ranaldo  se deslizan en “Tunic (Song For Karen)”, donde la interpretación de Kim Gordon resulta hipnótica así como sus ruidosas cuerdas, el vaivén retorcido de las guitarras y batería de “Mary-Christ”  nos meten un "sacudón", el ruido melódico de los pegajosos riffs de guitarras por los que se desplaza la temática feminista a través de los diálogos entre Chuck D y la Gordon en “Kool Thing” resultan cautivantes, la onírica “Mote”, irrumpida por portentosos golpes de batería y agresivas guitarras se extienden por una densa marea de guitarras y ruidos emergiendo del caos sonoro cerrando así el primer lado.
La delirante y frenética “My Friend Goo”, toda una incitación al descontrol, da inicio a la segunda parte de la obra,  las abrasivas guitarras de “Disappearer” continuarán triturando nuestros sentidos pero “Mildred Pierce” y sus vertiginosos sonidos se encargarán de inyectarnos más adrenalina hasta llevarnos a la demencia después su furibundo y desquiciado final, tras más de minuto y medio de grandiosos arreglos de cuerdas Kim suelta su rabioso canto en “Cindirella’s Big Score”, la abstracta y marciana “Scooter+ Jinx” nos transporta hacia la vesania, mientras que la acelerada y portentosa “Titanium Exposé”, de experimental y anárquico cierre, pondrá el broche de oro a esta obra de arte que demostró cómo una banda pudo mantener intacta su integridad creativa e independencia.
Goo, lanzado el 26 de junio de 1990, llevaría a la banda a irse de gira por lugares inhóspitos y dejaría en claro que los Sonic Youth no habían cederían a las presiones de la industria.