sábado, 28 de marzo de 2015

VIOLATOR: 25 AÑOS DE LA PERFECCIÓN MÁS DULCE

En 1989, la caída del muro de Berlín, el fin de la cortina de hierro, y los diversos cambios socio-políticos que fue experimentado el mundo, fueron echando abajo los distintos paradigmas que lo había regido por años. El arte y la posibilidad de los músicos de ir más allá de los pasos dados con la vanguardia post-punk y new wave, no fue ajeno a ese espíritu de cambio que se respiraba en el planeta.  Y eso también tocó a los Depeche Mode ante la creación de un nuevo disco. 
Los ingleses quienes a lo largo de los 80s habían presentado una carrera en ascenso, de un techno “adolescente”, al sonido maduro y macizo de Music For The Mases, de shows en pequeños pubs a mega espectáculos como el del Rose Bowl de Los Ángeles, donde toda la “masa” con los brazos extendidos agitándolos de un lado al otro seguía el movimiento impuesto por el vocalista Dave Gaham, en “Never Let Me Down Again” , tema que cerraba el concierto y el tour, los muchachos de la humilde Basildon, habían alcanzado al estrellato ¿Se podía superar ello?    
VIOLANDO SUS PROPIAS REGLAS
Lejos de Berlín, París y otras ciudades que fueron fuente de inspiración para sus anteriores producciones, los DM se establecieron en al norte de Dinamarca y Milán para concebir su nuevo disco. Se tenía la meta de ir más allá de lo realizado con el épico Music For The Mases y para ello era necesario romper algunos paradigmas, por tal razón era prioritario encontrar a la persona idónea para lograrlo, el reconocido productor Flood fue el elegido por el hombre fuerte de Mute Records, Daniel Miller (descubridor de los DM).
Con respecto a la influencia de Flood en el trabajo de la banda, Dave Gaham comentó: “Todo lo que aportaba era nuevo para nosotros”, el compositor principal de la banda Martin Gore confesó que con él, “fue la primera vez que sintieron que estaban esforzando”. Alan Wilder destacó su destreza con el sampler, los sintetizadores analógicos, su aporte con ideas musicales y rítmicas, y con todo lo que se refería a la parte técnica y ser una especie de “gurú” para la banda, el primero en decirles “Tienen que hacer esto”, el músico lo definió como “un productor muy completo”. Finalmente Andrew  Fletcher recuerda que Flood les aconsejó: “no tener reglas ni parámetros y si tienen que usar guitarras deberían usarlas, y no repetir el mismo sonido dos veces”. Esto dio pie a que Martin comenzará a experimentar con su colección de guitarras vintage aunque la inclusión de cuerdas en la música de DM, fue muy esporádica se remonta a las épocas del Construction Time Again en canciones como “Love In Itself”  y en otras más cercanas como en los temas “Behind The Wheel” o “Pleassure Little Treasure”. Para Violator la participación de las guitarras sería  mayor.  
A diferencia de anteriores ocasiones Flood le pidió a Gore que preparara maquetas muy básicas que ofrecieran a los integrantes del grupo la oportunidad de arreglarlas y sea abierta a más interpretaciones.
WAITING FOR VIOLATOR
Empezar con los nuevos planes no fue del todo fácil para la banda, había que despojarse de sus acostumbrados métodos de trabajo. Así que Flood y Alan Wilder comenzaron a improvisar con diferentes ideas de línea de bajo y otros sonidos, de allí saldría “World In My Eyes”. El dúo al presentarle a Dave y Martin lo trabajado se sintieron contentos con los resultados y sintieron que las cosas irían por buen rumbo.
De las canciones presentadas en la maqueta elaborada por Gore, la primera en trabajarse fue “Policy of Truth”, incluyéndose el riff de guitarra y la programación de percusión a sugerencia de Flood, pero el tema que sobresalía de los demos era sin duda “Personal Jesus”, el productor diría que era la canción perfecta para decir: “Aquí están Depeche Mode, pero no como se les conoce”. Y efectivamente por aquella época no había pasado ni dos años desde que muchos habíamos descubierto la música de los británicos y nos quedamos cautivados con ella, y en las postrimerías de 1989 en un programa sabatino de clips musicales que dirigía Miguel Milla en canal 9, observamos por primera vez el video de “Personal Jesus”, un DM reinventándose y quedamos impactado con la genial pieza y el pegadizo “Reach Out And Touch Faith”, estribillo que se posesionó de la mente de los fans alrededor del mundo y que los peruanos lo hicimos sonar ensordecedor aquella noche del 13 de octubre del 2009, cuando los ingleses se presentaron en Lima.
“Personal Jesus” fue lanzado como maxisingle en septiembre de 1989. La canción fue inspirada en el libro de Priscila Presley, Elvis and Me. Según Martin Gore “Trata  sobre el hecho de ser un Jesús para alguien, alquien que da esperanzas y se preocupa por el otro, sobre cómo Elvis era su hombre y su mentor, y sobre lo frecuente que es que esto ocurra en las relaciones amorosas; cómo, de algún modo, el corazón de cualquiera puede ser como un dios” .
Otro factor que influyó notablemente en el nuevo sonido de la banda fue el aporte del Dj y remezclador francés Francois Kerovian en la mezcla, una persona muy meticulosa en su labor, y elegido por su trabajo con Kraftwerk y el remix de “Situation” de Yazoo.
El siguiente single en lanzarse fue “Enjoy The Silence”, en febrero de 1990, tema que en un inicio era una balada muy lenta, al que Alan y Flood sugirieron acelerarla y convertirla en un tema bailable, el productor le pediría a Gore que tocará solo una línea de guitarra, se añadió y listo, la canción se convertiría en el single más exitoso de la banda.  El enorme impacto de los dos primeros sencillos fue el preámbulo perfecto para el advenimiento del nuevo álbum.  
Un día antes del lanzamiento de Violator (19 marzo de 1990), se programó una firma de autógrafos por parte de la banda en una tienda de discos, Wherehouse en Los Ángeles, pero este evento tuvo que cancelarse pues 17 mil fans acudieron a la cita, haciendo insostenible el control del ingreso al recinto. La noticia fue titular de las principales cadenas televisivas. No pudo haber mejor publicidad para la nueva producción de los británicos. Alan Wilder recuerda “fuimos para estar cuatro horas firmando autógrafos y no estuvimos allí ni cuatro minutos”.
VIOLATOR (1990) 
Si Music For The Mases, los llevó al estrellato, Violator los llevaría al superestrellato. Desde ya el éxito estaba garantizado con sus dos singles que le precedieron y serían parte del álbum, pero Violator se muestra como un disco coherente, genial, sofisticado, oscuro y dramático, de perfecta convergencia entre el techno y el pop, mostrando en toda su plenitud la cúspide creativa de la banda.
Además de “Personal Jesus”, “Enjoy The Silence” y “Policy Of Truth”, Violator está compuesto por “World in My Eyes” con sus sonidos de hibrido techno y de peculiar arranque inconexo hasta que toda su sonoridad va sucediéndose para formar en su conjunto una pieza majestuosa, las percusiones ascendentes y volátiles de “Sweestest Perfection” con un Gore cantando desde la penumbra, los teclados saturados y las portentosas percusiones de “Halo”, cuya sonoridad  sobre el final adquiere ciertos tintes dramáticos, los sonidos computarizados de singular calidez nocturna de “Waiting For The Night”, la tenebrosa sonoridad western del tema oculto “Crucified” que precede a “Policy Of Truth”, la hipnótica electrónica  y por momentos enajenada de “Blue Dress”, irrumpidas por los riffs de guitarra de Gore, quien además se manda una interpretación embargada por la ternura, que va desvaneciéndose para adentrarnos hacia una atmósfera siniestra y demente, “interlude N°3”, es el nombre de semejante alucinación y que tampoco aparece en los créditos del álbum, estupenda introducción para la oscura “Clean”, extensos gloriosos minutos del techno más misterioso que se haya hecho.
WORLD IN MY EYES

El World Violation Tour se inauguró con una presentación  el Stadium Dodgers de Los Ángeles en junio de 1990, teniendo a Electronic como teloneros. Las entradas del resto de la gira se empezaron a vender con meses de anticipación. Violator  vendería más de siete millones de copias en el mundo, “Enjoy The Silence” ganaría el Brit Award.  Depeche Mode se había convertido en una de las bandas más importantes del mundo gracias a su magnífico álbum, que sin duda es además uno de los mejores de la historia del pop.