sábado, 16 de noviembre de 2013

DEERHUNTER: CAÓTICO ECLECTICISMO



MONOMANÍA
DEERHUNTER
4 AD (2013)
Cinco sujetos de Georgia, Atlanta, Bradford Cox, Moses Archuleta, Frankie Broyles, Josh McKay y Lockett Pundt, han descrito a su licuado de estilos indie-rock, art-rock, shoegaze, post-punk, pop, noise, ambient, country, neopsicodelia, garage, shoegazing, rock’n’roll como “ambient punk”, ellos se hacen llamar Deerhunter,  llevan  más de 10 años como banda y son culpables de uno de los mejores álbumes de la década, Hacylcon Digest (2010). Este año nos entregan otro genial álbum, Monomania, dispuestos a seguir sorprendiéndonos con su peculiar sonido y rompiendo paradigmas, esta vez autodenominados como "nocturne garage".
La banda fundada el 2001, por su líder el vocalista Bradford Cox y el baterista/tecladista Moses Archuleta, uniéndoseles luego Colin Mee, se pusieron Deerhunter por su interés en la serie de juegos con ese nombre. En el 2004 el primer bajista del grupo, Justin Bosworth, murió víctima de un accidente practicando skateboarding, su reemplazo fue Joshua Fauver, proveniente de la banda punk de Atlanta Electrosleep International. La muerte de Bosworth influyó en el sonido del primer álbum de la banda, Turn It Up Faggot (2005), Cox manifestó que el álbum era “…resultado de un montón de negatividad”. Grabar el disco fue difícil para el grupo ante la pérdida  del amigo, Cox    diría “No quiero hacer un álbum como este nuevamente”. Después de su lanzamiento, pediría a uno de sus mejores amigos de la secundaria, Lockett Pundt, a unirse a la banda, quien aportaría una sonoridad más sucia en las guitarras, gracias a sus saturadas reverberaciones.
Deerhunter saldría de gira con Lightning Bolt y Gang Gang Dance, culminado el tour, la banda preparó todo para una sesión de grabación con la aclamada música folk, Samara Lubelski, pero los desacuerdos con Cox hicieron que este material no prospere, pero Cox guardaría una copia de esos pedazos de las respectivas sesiones en un CD-R y  posteriormente las subiría al blog de la banda.
En solo dos días de noviembre del 2005, Deerhunter grabaría material de lo que sería su segundo álbum, titulado Cryptograms, pero recién vería la luz en enero del 2007. Sí el primer álbum fue dedicado a la memoria de su bajista fallecido, este disco fue dedicado a Bradley Ira Harris, un amigo de Cox, adicto a la heroína que murió en el 2005.  En mayo del 2007, saldría el primer  EP de la banda,  Flourescent Grey.    
En abril del 2008, la banda retornaría al estudio para grabar su siguiente álbum, Microcastle teniendo como bonus disc, Weird Era Cont lanzado en octubre de ese mismo año. Durante ese año, Deerhunter abriría conciertos para The Smashing Pumpkins y Nine Inch Nails. Después del lanzamiento del álbum, Colin Mee dejaría el grupo, siendo reemplazado por un amigo de Cox, Whitney Petty. Mientras transcurría la gira   del álbum, Cox grabó en un estudio, On Platts Eyott  Casette, sacándolo en un lote de dos grupos de 100 copias cada uno, una edición en casetes rosados para los ganadores de una competencia de su sello discográfico, y casetes naranjas que fueron vendidos en un concierto especial por halloween en Atlanta, el 31 de octubre del 2008. Meses después, el recién incorporado Whitney Petty, dejaría la banda. También en plena gira, el grupo lanzaría su segundo EP  Rainwater Casete Exchange, conteniendo material de las sesiones del Microcastle, Deerhunter seguiría con las giras y tras su participación en el All Tomorrow’s Parties del 2009, Cox anunció que la banda tendría un receso por un largo tiempo.  Entonces los integrantes se dedicarían a trabajar sus respectivos proyectos personales, como Atlas Sound y Lotus Plaza.  
HALCYCON DIGEST (2010)
En enero del 2010, la banda volvería a juntarse para dar una serie de conciertos y estrenar nuevas canciones, como “Helipcoter”, “Primitive 3D”, “Fountain Stairs” y “Revival”. En junio Deerhunter hizo un alto a sus presentaciones para grabar su nuevo álbum.  En esta ocasión trabajaron con Ben Allen, quien había sido parte del aclamadísimo Merriweather Post Pavilion de Animal Collective. ¿El resultado? Un magnifico disco, lleno de variados e ingeniosos arreglos musicales, melodías emotivas y oportunos cambios de acordes. Los Deerhunter en la plenitud de su madurez musical. Ahora sí, el batido de estilos musicales que por años habían intentado hacer, estaba en su punto.     
El álbum se inicia con la espectacular “Earthquake”, cinco minutos de ensoñadora música brumosa,  entre ambient y shoegaze,  que nos deja algo desconcertados  si lo comparamos con los trabajos anteriores de la banda, pero nos permite entusiasmarnos con lo que ha de seguir. “Don’t Cry” es un pieza de pop sesentero y luminoso. “Revival” sigue ese mismo estilo musical que su predecesor pero combinado con un toque de glam. “Sailing” es una indescifrable y atractiva rareza acústica. “Memory Boy” es una cautivante y colorida marcha pop, que se convierte en un excelente puente sonoro para dar paso a la extraordinaria, “Desire Lines”, exhibiendo algo de influencias de la Velvet Underground y Television, con una línea de guitarra que hace lo justo y necesario para encandilarnos y conducirnos hacia el delirio. La mejor del álbum.
“Basement Scene” es otra marcianada acústica de la banda, de aires psicodélicos. “Helipcoter” es una de las grandes canciones de Deerhunter, y en donde Ben Allen, ha dejado impregnadas sus manos, pues parece un tema que encajaría perfectamente en cualquier disco de los Animal Collective, pero son Deerhunter demostrando todas sus habilidades y potencial. “Fountain Stairs” refleja cierta influencia de guitarras Jesus And Mary Chain,  época Darkland-Automatic. Mientras que “Coronado”, es otro gran momento glam del álbum, atribuido también por esos sonidos de saxofón, recordando al mejor Bowie setentero o Rolling Stone. “He Would Have Laughed”  sigue la secuencia sónica delimitada por “Eartquake” y “Helipcoter”, en donde otra vez la mano del productor logra grandes cosechas sónicas, en esta ocasión exhibiendo a unos músicos disfrutando de la libertad para explorar con el pop, haciendo resonar cuerdas y sintetizadores de manera apacible.
Halcycon Digest es un conglomerado de diversos sonidos trabajados cuidadosamente, que irradian belleza, inclasificable, pero admirable. Sin duda los Deerhunter con la ayuda de su productor, habían producido el mejor álbum de su carrera y uno de los mejores de la presente década.            
MONOMANIA (2013)
Para la creación del sexto álbum de la banda, se hicieron algunos cambios, como grabarlo en Brooklin, New York, con otro productor, Nicolas Vernhes, el mismo del buenísimo Nocturne de Wild Nothing, Josh McKay reemplazó en el bajo a Josh Fauver y se incluyó a Frankie Broyles para añadir otra guitarra a la formación. El álbum finalmente vio la luz el pasado 7 de mayo, recibiendo comentarios favorables de la prensa especializada, intentándolo catalogar entre lo “garagero”  y lo “avant garde”.  El 2 de mayo la banda se presentaría en Late Night with Jimmy Fallon, para presentar el tema “Monomania”, para luego emprende la gira de rigor.  
En esta ocasión Deerhunter, nos muestra un pequeño cambio de orientación en su sonido e influencias, apreciándose bandas como The Breeders, Stereolab, Sonic Youth, o solistas como Bo Didley y estilos tan diversos como el disco rhythm ,   krautrock, country, noise, blues y como siempre teniendo como aliado al pop.  Y es que la fortaleza de Deerhunter, recae en que ellos son uno de los pocos grupos en el planeta capaces de experimentar con todas las posibilidades musicales que se les antoje, y poder salir bien librados. Esta vez sonando más corrosivos y fascinantes.
En Monomania, los Deerhunter lucen un tanto más rocanroleros y sucios, “Neon Junkyard”, la pieza inicial del álbum, es una muestra de ello, desligándose totalmente del legado Halcycon Digest , una perfecta introducción de lo que será el resto del disco. Sin tiempo para el respiro, vendrá el siguiente tema, la caótica “Leather Jacket II”, de estridentes y ruidosas guitarras, uno de los momentos más lisérgicos y grandiosos del álbum. Cuando pensamos que seguiremos deleitándonos por las sendas del caos sonoro,  el pop psicodélico y encantador de “The Missing” nos mete una cachetada,  con sus melódicas guitarras y sintetizadores, y una correcta interpretación vocal  del guitarrista Locket Pundt.  Pero los Deerhunter nos meterán otro golpe, con la country “Pensacola” y nos darán de beber más rock’n’roll con “Dream Captain”.  Pero para no perder la costumbre, la banda otra vez nos saca del cuadro  con la progresión delicada de “Blue Agent”  aminorándonos la euforia alcanzada con los anteriores temas,  “T.H.M” nos sigue manteniendo en reposo, pero no será por mucho tiempo.
La adrenalina retorna con la melódica “Sleepwalking” que se pasa veloz y bajo esas mismas sensaciones sigue “Back To Middle” para luego estrangularnos con la furiosa  y ruidosa “Monomania”,   llena de feedbacks y distorsiones, y con un Bradford Cox, que se queda repitiendo “Mono-monomania, mono-monomanía” en medio de ensordecedoras guitarras que parecieran estar a punto de reventar, junto con esos peculiares sonidos de motor de motocicleta. “Nitebike” es otro gran tema de añejo rock’n’roll. La cósmica y country “Punk (La Vie Antérieure)” es una gran pieza que pone el fin a este gran álbum,  el tema se caracteriza por poseer una variedad de sonoridades que resultan realmente hipnóticas y son sostenidas por el rasgueo de una guitarra acústica a lo largo de la canción.    
Monomania, es un álbum de sucio y atmosférico rock’n’roll, de canciones pegadizas (sí, lo caótico resulta atractivo), una apasionante exploración por los terrenos del rock ¿clásico?, y que coloca a Deerhunter como uno de los abanderados del indie-rock norteamericano. Unos geniales músicos posmodernistas, que tienen en lo ecléctico su ideal. 

martes, 12 de noviembre de 2013

THE NATIONAL: OLIENDO A CONSAGRADO 2da parte (2011-2013)



TROUBLE WILL FIND ME
THE NATIONAL
4AD (2013)
No hay duda que cada álbum de The National es mejor que el anterior, y Trouble Will Find Me,   su última producción lanzada en mayo pasado, así lo confirma. Representa esa marcha en ascenso que la banda ha ido experimentando desde sus inicios, que hace rato dejó de ser una promesa para convertirse en una de las mejores del planeta, labrando disco a disco su propio sonido. En esta oportunidad un tanto más dramático, dejando de lado esos ambientes tensos de sus discos predecesores, pero también exhibiendo una mayor  elegancia y exquisitez sonora. De arranque “I Should Live In Salt” y “Demons” nos coloca en estado “depre” y reflexivo, mientras que  “Don´t Swallow The Clap” se encarga de devolvernos el ánimo. Tenemos pues ante nosotros a un firme candidato a disco del año.
Trouble Will Find Me  remonta su gestación hacia el verano del 2011. Tras el trajín que significó participar en una serie de festivales tras el exitoso High Violet,  su  vocalista de la banda, Matt Berninger recuerda que en esa época: “Estábamos contentos con el fin de la gira. Era la primera vez  en los últimos diez años, que sentimos que la banda podía sacar  algo del estante en poco  tiempo. No existía el sentimiento de ¿Y ahora qué?”, y así fue, pues el 8 de diciembre de ese mismo año cuando se  presentaron en CBC Radio, en un show en vivo con audiencia, tocaron dos canciones inéditas “Rylan” y “I Need My Girl”, para luego embarcarse en una nueva gira. Cuando se les consultaba sobre las nuevas canciones para un próximo álbum,  el guitarrista de la banda Aaron Dessner alcanzó a decir que éstas eran más complejas, pero también más simples y humanas. Razón no le faltaría a su declaración, pues en estos dos aspectos recae el éxito de Trouble Will Find Me.  
El 1 de septiembre del 2012, The National abrió la campaña presidencial para la reelección de Barack Obama en Urbandale, Iwoa ante una concurrencia que superó las diez mil personas (que seguro fueron más por ver a la banda, que  a Obama). Siguiendo con el proselitismo político, un mes después, visitaron el campus de la Universidad de Ohio para dar tres shows gratuitos, buscando ganar más adeptos a su causa.
El 9 de diciembre del 2012, en  el  All Tomorrow’s Parties  del  Reino Unido, estrenarían tres canciones, “I Should Live In Salt”, “Humiliation” y “Graceless”. Era una época en donde Matt Berninger, se mostraba muy animado con los demos que les presentaban los hermanos Aaron y Bryce Dessner, por ejemplo, “I Should Live In Salt”, la terminó al día siguiente de haber recibido y  escuchado lo grabación casera.
Las sesiones de grabación del álbum se iniciarían hacia finales de septiembre del 2012, en un establo de Rhinbeck, New York, convertido en estudio, llamado Clubhouse, que según el bajista Scott Devendorf, resultaba acogedor  para grabar, cocinar, comer y trabajar. Pero los primeros cuatro días de  trabajo se vieron interrumpidos por un tornado, que generó un corte de energía. Una de las anécdotas ocurridas en esos días a oscuras,  que recuerda el guitarrista, tecladista y co-productor  Aaron Dessner es la siguiente: “esa noche a velas, llegamos a embriagarnos y tocamos canciones acústicamente. Este tipo de escena nunca había pasado en la banda y nunca pasará otra vez”.
La banda se mudaría al Dreamland Studios, en West Hurley, New York para grabar enteramente en vivo “Fireproof”. Posteriormente la banda regresaría a Clubhouse y bajo ese mismo espíritu, grabaría “Sea Of Love” y  “Heavenfaced”, pero la naturaleza otra vez interferiría en el trabajo de la banda, esta vez con el Huracán Sandy.  Pero la misma madre naturaleza también bendeciría la vida de uno de los integrantes de la banda, Aaron Dessner, convirtiéndolo en padre,  el nacimiento de su hija Ingrid Stella lo inspiraría aún más y quizás ello haya influido en la concepción de una música menos tensa y oscura, y un tanto más luminosa para el álbum. Para Matt Berninger, el proceso de composición para Trouble Will Find Me fue divertido, “en el pasado, era duro para mi disfrutar componiendo las canciones- era como obtener gotas de sangre de la frente-pero ame el proceso para este disco. No estuve muy preocupado…si las canciones estaban yéndose  a  parecer depresivas, frescas, o lo que fuera…”.
La banda en el video de "Sea Of Love"
El anunció de la salida del álbum, se hizo el 25 de febrero de este año, tres días después se anunciaría el lanzamiento del documental de la banda,  Mistaken For Stranger  filmado por el Tom Berninger, hermano de Matt, que finalmente fue presentado el 17 de abril en el Tribeca Film Festival, en New York.  Siguiendo con los adelantos, el 8 de abril en youtube se subió el video del primer single del nuevo álbum, “Demons” y un mes después, el clip del tema “Sea Of Love”. El 22 de abril, se lanzaría  el segundo single, “Don’t Swallow The Cap”.  Mientras que posterior a la salida del álbum, el 27 de agosto, se lanzaría “Graceland” con su respectivo video como tercer single del nuevo registro.      
La expectativa generada entre los seguidores de la banda y la prensa especializada, ante el arribo del nuevo álbum de The National, era grande y positivo, este buen anhelo  sería muy bien recompensado con un espectacular disco.
TROUBLE WILL FIND ME (2013)
Casi 75 mil copias vendidas en su primera semana de ventas y ser N°3 en los Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido, además de haber estado dentro del top-ten en otros once países,  habla del tremendo impacto y éxito del sexto álbum de la banda, lanzado el 21 de mayo pasado, a través de emblemático sello 4AD.  De inmediato el grupo  hizo las maletas y emprendió la gira mundial, que continua a la fecha, siendo cabeza de cartel de importantes festivales.
Trouble Will Find Me  refleja menos atmosferas tensas, siniestras y oscuras que en el pasado, para dar paso a ambientes más melancólicos y luminosos, pero cuyo sonido sigue siendo compacto, exquisito y conmovedor, capaz de trasportarnos entre la tristeza y la alegría, con melodías que caminan cómodamente  entre las tinieblas y la luz. Las dos canciones iniciales, “I Should Live In Salt” y “Demons” son un ejemplo vivo de ello.  Trouble Will Find Me, es un álbum más armonioso, sencillo, reposado, que se disfruta escuchándolo poco a poco, en donde lo épico puede sonar calmado, en donde The National presenta una versión más refinada y mejorada de lo que ha venido haciendo a la fecha, los americanos han logrado simplemente un disco que suena fantástico, que logra un perfecto equilibrio sonoro, probablemente porque su creación  haya sido sin problemas, ni preocupaciones, ni “dolores de cabeza” y con el nacimiento de un bebé de por medio.
Otro bastión del sonido del álbum, es la voz de su vocalista y compositor Matt Berninger, demostrando todo su potencial como cantante, así como una notable mejora en su interpretación, quizás en algo haya influido su alejamiento del cigarrillo desde el 2011,  luciendo en esta ocasión su voz más elegante y melódica, por ejemplo en “I Should Live In Salt” logra conmovernos con su profundo y emotivo canto, mientras que en “Demons” suena densa y espectacularmente fantasmal, su voz suena mejor que nunca. Su voz, es  además enriquecida en matices, gracias a las eficientes colaboraciones con Sufjan Stevens, St. Vicent y Sharon Van Etten. Otra muestra del crecimiento de la voz de Matt es su registro vocal en “Heavenfaced”.
En lo que respecta a las liricas,  las letras Berninger siguen siendo profundas, existenciales  y turbulentas, continua matándonos de a pocos y dolorosamente, demoliéndonos  el alma pero siempre dejándonos algo de esperanza, así como también un sentimiento de resignación al entender que tendremos que aprender a convivir con nuestros propios demonios y sobreponernos a ellos. 
La estructura del álbum podríamos organizarla en tres partes: la primera, conformada por las tres canciones que conforman su fascinante inicio; la segunda, por ese bloque que va desde “Firepoof” hasta “Slipped”, caracterizado por tratarse de canciones en donde se combinan tonalidades más reposadas con el sonido acostumbrado de The National; y, el tercer y extraordinario segmento de cierre, con bellas canciones más intimas e introspectivas y exquisitas matices sonoros, que se inician con “I Need My Girl”.  


Vayamos con el primer bloque. Qué canción para más hermosa es “I Should Live In Salt”, la pieza inicial del álbum, cada vez que la escucho me conmueve hasta quebrarme,  es un agradable tormento repetirla una y otra vez, grandiosa pieza introspectiva, delicada y sutil, de estructuras simples que embarga nostalgia, tristeza y dolor por algo perdido,  logrando  un inicio apoteósico y majestuoso para el álbum, y que tendrá en  “Demons”  su contraparte, con un Berninger sacando lustre a su gloriosa voz de barítono, que en medio de un ambiente sonoro  muy denso y angustiante, nos dice: “But I stay down, with my demons”. The National suena simple y elegante, estos dos temas así lo demuestran.   Luego seguirá “Don’t Swallow The Cap” con una peculiar batería trotona y ritmos muy ochenteros que nos cautivarán, pues sus matices y variantes son deliciosos, además de esa genial frase sobre el final “And if you want to see me cry, play Let It Be or Nevermind”,  y con ello el álbum termina por conquistarnos, ¡Sí! Con tan solo escuchar estas tres canciones. ¡Disco del año! Es una tentativa proclamarlo a los cuatro vientos hasta aquí. 
El segundo bloque del álbum, se inicia con las delicadas y bellas cuerdas acústicas de “fireproof”, derrochando melancolía y dejándonos apreciar la belleza del sonido del violín de la invitada, Padma Newsome. Luego viene una canción  muy The National, como  tomando la posta del High Violet,  “Sea Of Love”, una arrebatadora y progresiva marcha, que es apaciguada por la estremecedora  “Heavenfaced”, haciéndonos meditar sobre nuestra  inevitable partida algún día al más allá. “This Is The Last Time” continua con esa tranquilidad dejada por el tema anterior, con su agradable sonoridad gracias a la combinación de cuerdas acústicas, guitarras, pianos, violines y voces, resaltando entre ellas la de una fémina. El sonido que luce “Graceless” tiene muchas similitudes con “Bloodbuzz Ohio”, quizás por ello me parezca un tema tan genial, además de mostrarnos los ya conocidos dotes de baterista de Bryan Devendorf. La lenta y a mi gusto prescindible “Slipped” pone fin a este segmento de mixtura sonora.
El impresionante tramo final, se apertura con los exquisitos y cíclicos arpegios de los  riff de guitarra de  “I Need My Girl”, que conforme van trascurriendo abren el surco para sonoridades más oscuras y tensas, otra muestra de cómo el sonido de la banda puede transitar entre la luz y las tinieblas sin ningún problema, sin dejar espacio para el silencio, prosigue la efervescente  “Humiliation”, muy rica en matices sonoros, resaltando su cromática guitarra. Esos devastadores sonidos del piano de “Pink Rabbits” son realmente increíbles, trasportándonos de inmediato  hacia el delirio melancólico, y esa alucinante frase tan comentada en las diversas reseñas aparecidas sobre este álbum, “I was a television version of a person with a broken heart”, la  hacen una de las mejores canciones del año. “Hard To Find” termina ese trayecto intimo, meditabundo y elegante emprendido en este último trayecto del disco.       
Trouble Will Find Me  está lleno de memorables melodías, estéticas cuerdas minimalistas,  momentos claustrofóbicos y depresivos, así como de luminosa esperanza, con música sencilla, simple, directa, y que derrocha madurez por todos lados, mostrándonos que es una banda bien cohesionada, que no juega a reinventarse buscando explorar con terrenos sonoros o estilos que no conoce, sino simplemente revisando su pasado y mejorándolo notablemente, pues The National suena  a The National, y nadie suena como ellos en la actualidad, son únicos en su especie. Ahora sí, se puede asegurar lo que para algunos, hace unos años atrás era una exageración, que esta banda forma parte de las ligas mayores, y que es ya una de las consagradas mundialmente.


sábado, 9 de noviembre de 2013

THE NATIONAL: OLIENDO A CONSAGRADO – 1ra parte (1999-2011)



The National, es sin exagerar una de las mejores bandas del momento, no precisamente porque sus canciones hayan sido parte de las series más famosas de los Estados Unidos, ni por aparecer en el film “Warrior” y mucho menos por el apoyo a la candidatura de Barack Obama en sus dos campañas presidenciales. Sino por tener entre sus filas, en la peculiar voz  de barítono de su cantautor Matt Berninger, una especie de encarnación de Leonard Cohen moderno,  en su extraordinario baterista Bryan Devendorf, al mejor que le da a los tambores en el mundo, y en los demás integrantes unos espléndidos músicos, capaces de crear una música compacta, exquisita y conmovedora logrando hacer álbumes muy buenos. Tanto Boxer (2007) como High Violet (2010) llevaron a la banda a la cima musical y al reconocimiento generalizado de la prensa especializada. Su último trabajo Trouble Will Find Me (2013) no hace sino confirmar la calidad sonora del grupo y sentir en ellos, un aroma a banda consagrada.
DE OHIO A BROOKLYN, Y DE ALLÍ AL MUNDO
Los recintos del DAAP college de la Universidad de Cincinnati, Ohio, fue testigo de cómo un grupo de sus estudiantes, en 1991 fueron sembrando las semillas de lo que sería una de las bandas más emblemáticas del presente milenio, The National. El líder de la banda, Matt Berninger y Scott Devendorf  eran estudiantes del programa de diseño gráfico, y junto a Mike Brewer, Casey Reas y Jeff Salem formaron en un inicio la banda de lo-fi garage Nancy, con el deseo de sonar como Pavement. Esta aventura les duraría cinco años, produciendo  sólo un álbum, Ruther 3429.
La pinta es lo menos
En búsqueda de nuevos aires, todos los integrantes de la banda menos Brewer, se marcharon a Brooklyn, New York, y allí conocerían a los gemelos Bryce y Aaron Dessner quienes también habían tocado en diversas bandas desde su infancia, de esa unión nacería en 1999, The National. En la elección del nombre de la banda, también estuvo en la lucha el nombre de “American Mary” en honor a una de sus  primeras composiciones. Si bien no fue elegida, permanecería como el nombre de su dominio web.  La alineación de la banda quedaría entonces establecida de la siguiente manera: Matt Berninger (voz), Aaron Dessner (guitarra y teclados), Bryce Desnner (guitarra), Scott Devendorf (bajo) y Bryan Devendorf (batería).
Los hermanos Aaron y Bryce, junto a su amigo Alec Hanley Bemis fundarían el sello Brassland Records y lanzarían el 2001, el primer álbum de la banda, llamado simplemente The National , el disco recibiría comentarios favorables, destacando el tema “Beatiful Head”, dejando notar influencias alt-country y pop.  
Dos años después seguiría, Sad Songs For Dirty Lovers,  cuyo sugerente título, podría darnos una idea de lo que contiene el álbum, y efectivamente, el disco exhibe influencias de  Joy Division, Nick Cave & The Bad Seeds,  Leonard Cohen o Tinderstick. En este trabajo se combinan texturas rockeras, con ocasionales feedbacks, country e indie-rock, en donde la peculiar voz barítona de su vocalista ya empieza a cautivar y dar a sus canciones esos particulares ambientes “sadcore” que caracterizan a la banda.  La producción de este registro, estuvo a cargo de Paul Heck y Peter Katis, quienes repetirían el plato para los aclamados Alligator y Boxer. Pero volvamos al orden cronológico de la historia. El 2004, salió el EP Cherry Tree. Ese mismo año, la banda firmaría con un nuevo sello Beggars Banquet Records,  en vista de que el proceso de llevar sobre sus hombros su propio sello, se estaba volviendo algo muy complicado.
Con su nuevo sello discográfico, y dedicados totalmente a la música, luego de dejar sus respectivos empleos, el 2005, The National, lanzaría un nuevo álbum, Alligator  que para muchos sectores de la crítica musical se  convertiría en el mejor disco de ese año, los seguidores de la banda se incrementarían y empezarían a experimentar sus primeros conciertos “sold-out”, sobre todo en Los Angeles y en New York. Tocando en el Pitchfork Music Festival, Reading Festival, Leeds, entre otros.  Alligator vendió más de 200 mil copias a nivel mundial. El álbum, es un especie de retorno los sonidos garagero de antaño, lleno de energía, pero con un Berninger que muestra liricas más fatalistas, irónicas y sombrías para abordar temas relacionados con la soledad o el materialismo, teniendo como cúspide al tema “All The Wine”.
Su cuarto álbum, Boxer, lanzado el 22 de mayo del 2007, al igual que su antecesor, recibiría alabanzas de la crítica musical, logrando colocarse entre los primeros puestos de los principales rankings musicales, algunos críticos lo considerarían “el álbum de la década”.
El 24 de julio del 2007, The National haría su debut en televisión presentando “Fake Empire” en el Show de David Letterman. Varias de sus canciones se harían conocidas gracias al sonar en diversas series de televisión, como Chuck de la NBC o en la quinta temporada de One Tree Hill de The CW’s. “Star A War” sería utilizada en otras series de las cadenas ABC, FOX, NBC, y en el film “Warrior”, otra canción como “Fake Empire” sonaría en una serie de HBO, y una versión instrumental del tema, serviría de cortina musical del video de la campaña presidencial de Barack Obama durante el 2008, y sería tocada en la Convención Nacional Demócrata de ese mismo año. Hay que señalar que The National, son simpatizantes del actual presidente norteamericano y han tocado en diferentes espectáculos organizados a favor de Obama.
Boxer, fue producido nuevamente por Peter Katis y contó con la participación del multi-instrumentista Sufjan Stevens, quien vivía en el mismo vecindario de Bryce y Aaron, además el músico ya había tocado con la banda en varias ocasiones.  Matt Berninger recuerda que para Boxer, tenían grabado bastante material casero, probablemente la mitad del álbum, y la otra la concluyeron con el productor en el estudio, a quien consideraban como un integrante más de la banda.
Boxer es un álbum más oscuro y dramático, en donde se luce el baterista Bryan Devendorf, pues su instrumento llega a ser el artífice del gran sonido del disco, ejemplo de ello son “Squalor Victoria” y “Brainy”. El álbum  llegaría a ser un éxito, vendiendo 300 mil copias alrededor del mundo.  
En el 2008 se publicó el documental A Skin,  A Night, en formato DVD, que justamente registra toda la interna que vivió la banda durante el proceso de creación de Boxer. Ese mismo año, en el mes de mayo, también se lanzaría la colección de B-sides y rarezas titulado The Virgina EP. En el verano de ese año, la banda acompañaría a R.E.M en algunos shows de su gira promocional Accelerate. Sin duda Boxer, fue el álbum que los catapultó a la fama.
En Febrero del 2009, la banda lanzaría su álbum compilatorio, titulado Dark Was The Night, a través de su nuevo sello, 4AD. Durante ese año la banda participaría en diferentes álbumes, compilaciones y certámenes benéficos. 
HIGH VIOLET(2010)
El 10 de marzo la banda presentaría el tema “Terrible Love”, un adelanto de su nuevo álbum,  High Love en el programa Late Night with Jimmy Fallon. Catorce días después lanzaría el single “Bloodbuzz Ohio” para descarga libre en la website oficial del nuevo álbum. Finalmente el nuevo disco salió el 11 de mayo del 2010, siendo aclamado por la crítica y llegando al N°3 en los Estados Unidos,  N°2 en Canadá y N°5 en el Reino Unido. En su primera semana el álbum vendería 51 mil copias, posteriormente alcanzaría la cifra de 285 mil en los Estados Unidos y 600 mil alrededor del mundo. High Violet  fue Álbum de Oro en Canadá, Irlanda, Dinamarca, Bélgica, Australia y UK. 
El 13 de mayo del 2010, la banda aparecería en nuevamente en el programa de David Letterman, en esta ocasión para presentar el tema “Afraid Of Everyone”,  otra canción de su nuevo disco.  Las canciones de la banda volverían a ser utilizadas para la televisión, “Vanderlyle Crybaby Geeks” fue la elegida para segunda temporada de la serie del Canal  SyFy, Warehouse 13.
La banda había alcanzado la popularidad, en base a sus buenos álbumes y sus constantes giras, pero es con High Violet  en donde demuestran que estaban para grandes cosas, creando una obra maestra, de música maciza y de atmosfera miserable a la vez, con canciones muy bien elaboradas, demostrando que estos tipos tomaban realmente en serio su trabajo. La voz de Matt suena espectacularmente autodestructiva, introspectiva,  claustrofóbica y por momentos enigmática. El álbum es una expedición hacia territorios sonoros oscuros, tristes y melodramáticos, con canciones que parecen elegías, etéreas y fluidas, meticulosamente construidas como una artesanía, de arrulladoras guitarras, tintineantes pianos, percusiones militaristas y ocasional orquestación que logran un estético quinto álbum. The National, logró con este trabajo un sonido serio y grandilocuente.
Los temas del álbum giran en torno a ideas relacionadas con responsabilidades personales y pequeñas batallas cotidianas que el ser humano experimenta en este complejo mundo que le ha tocado vivir.
“Terrible Love” es un excelente y explosivo inicio, gracias a sus bizarras guitarras con guiños a Nick Cave & The Bad Seeds, que acosan progresivamente con ensombrecer y enturbiar la atmósfera sonora, “Sorrow” continua el sendero cimentado por el tema anterior,  con un arranque de percusiones que inician una hipnótica marcha in crescendo al compás de unas oscuras guitarras acústicas que parecen el soundtrack de un amenazador enjambre, el tema prosigue con su genial marcha que termina por unirse con esplendorosos arreglos orquestales, pocas bandas de la actualidad son capaces de crear geniales canciones como estas, ambos temas hacen sonar a la banda más siniestra que nunca. “Anyone’s Ghost” sobre la base de una maquinal percusión nos engancha para escuchar con atención cada uno de los arreglos de cuerdas que pueblan el tema.  La lenta y pesada “Little Faith” con sus sombrías melodías, permite que se sucedan una serie de interesantes arreglos. La fantasmal “Afraid Of Everyone”, suena realmente agitadora por sus tensas guitarras, por su espinosa orquestación   y ese alucinante final, en donde guitarras y baterías asemejan un panorama apocalíptico.  “Bloodbuzz Ohio”  podría decirse es el tema que establece el resumen del sonido del álbum, tembloroso, tenso, dramático, cuyos sonidos despiertan emociones reflexivas y confusas a la vez.
En “Lemonworld” y “Runaway” se combinan pianos elegíacos y bellos arreglos de cuerda, para  brindarnos grandes momentos. En “Conversation 16” ese efecto genial de guitarra que parece girar como una hélice nos cautiva de inmediato, quizás sea el tema más pop del álbum. Los pianos de  “England” son acompañadas con majestuosas percusiones que van allanando el camino para que transiten los sonidos de diferentes instrumentos, convirtiéndose en una marcha orquestal y que nos termina hipnotizando para repetir junto al vocalista, su pegadizo estribillo final. Ambos temas son una muestra de cómo canciones tan grises y sombrías pueden sonar hermosas a la vez. Finalmente  “Vanderlyle Crybaby Geeks”, es una especie de danza lenta, extraña, tensa, decadente, de enrarecidas atmosferas sonoras. High Violet nos ha mantenido casi tres cuartos de hora sin respiración con sus tensas melodías, golpea tus sentidos, para levantarte dentro de su barroca oscuridad indie más que cualquier luz brillante pop.    
El 22 de noviembre del 2010, el sello 4AD, lanzó una versión extendida del álbum,  incluyendo nuevas canciones, “You Were A Kindness” y “Wake Up Your Saints”, además de versiones alternas, B-sedes y temas en vivo.  High Violet,  recibiría un Q Award por  mejor álbum del año.  Durante el 2011, la banda emprendería una exitosa y extensa gira, que la llevaría por toda Norteamérica, Europa y Australia, además de presentarse en diversos festivales europeos.
La frialdad sonora de The National sonaría inevitablemente seductora, fresca, y es en ella que recaería su brillantez. Con High Violet, demostraron que no había otra banda en el mundo, capaz de hacernos sentir que el clima ideal estaba entre lo oscuro y tormentoso.