sábado, 20 de abril de 2013

LA MÁGICA Y EMOTIVA NOCHE DE THE CURE EN LIMA



El día y momento había llegado, esperar pacientemente algunos meses y horas más en casa y mientras hacia la cola, desde el instante que obtuve mi entrada para el concierto The Cure no era nada comparado con las décadas que muchos seguidores de la banda británica esperamos la realización de una de nuestras más anheladas utopías convertirse en realidad, ver a Robert Smith y compañía tocar en vivo.
La mañana del 17 de abril salí rumbo al Estadio Nacional, con la esperanza de poder alcanzar una buena ubicación a pesar de las noticias de gente acampando desde días anteriores. Para mi suerte los periódicos y cartones regados en el suelo hicieron más confortables la espera, así como ganarnos con la prueba de sonido en donde algunos nos emocionamos cuando escuchamos “Plainsong”, ¡la tocarían hoy!, hasta que a las 6 p.m se abrieron las puertas y con ello el inicio de la carrera hacia la meta de ocupar una posición privilegiada para disfrutar el show.
Los discutidos teloneros y rechazados masivamente en el Facebook de los organizadores del evento, Kinder y Resplandor abrieron la jornada musical. A pesar del bueno sonido que se les brindó, nunca lograron hacer “despertar” al público, fue demasiado premio para ellos irse en medio de aplausos, la pifias ni el maltrato tampoco era lo mejor, quizás la indiferencia hubiera sido suficiente para presentaciones tan parcas y aburridas.
Eran las 8:30 p.m, supuesta hora del inicio del concierto y  la gente se comienza a impacientar pues no había señales de la banda salvo sus técnicos que daban los últimos toques, hasta que 20 minutos después se escucha el audio del intro “Tape”, el mismo del disco en vivo Show, ahora sí el momento había llegado, fue así que hizo su aparición Robert Smith y su banda. “Open” era la pieza de inicio para luego seguir con “High”, "The End Of The World" y “Lovesong” que de inmediato lograron levantar al público. La emotividad festiva de “Push” prepararía eficientemente el ambiente para el desenfreno y jolgorio que vinieron con los hits “Inbetween Days” y “Just Like Heaven”, la masa no paraba de saltar y corear las canciones, y la pugna era por preservar el sitio y la estabilidad, pero lo que seguiría fue quizás lo más repudiable ante tremendo show que brindó la banda, los “paracaidistas” que fueron al concierto solo por las canciones  radiables no volvieron a festejar nada hasta “Friday I’m In Love”  y literalmente despertarse en “Boys Don’t Cry”, era increíble como ante canciones como en “Fascination Street”, “A Forest” o “One Hundred Years” éramos solo unos cuantos los que saltábamos y expulsamos toda nuestra euforia buscando contagiar al resto de que se unieran a la fiesta, tarea que fue realmente frustrante ante tanto “pacharaco” reunido, pero esto no podía arruinar nuestra alegría, así que seguimos viviendo cada  tema de  The Cure como si fuera el último, a pesar de la indiferencia de esa masa ignorante.  Pero hay que reconocer que gracias a ellos el Nacional se llenó. 
Gallup, impecable en el bajo
Asombrosas fueron las ejecuciones de “Pictures of You” y “Want” por la exquisitez de la ejecución de los instrumentos. La perfomance de Robert fue impecable demostrando a todos lo intacta que esta su voz a pesar de los años, así como el despliegue de Simon Gallup en el bajo, espectacular que a sus años se siga moviendo por el escenario como un veinteañero. Mientras que el guitarrista Gabrels se lució en la ácida y electrónica “Wrong Number”. En síntesis la agrupación demostró un nivel superlativo a lo largo de toda la presentación y por qué es considerada una banda de culto. Piezas como "Play For Today" harían estallar en júbilo a los fans mientras que  "Trust" pondría el momento más melancólico de la jornada y la ruidosa “End” el fin de la primera parte del concierto.
Tras minutos de receso, la banda regresaría al escenario para su acostumbrado primer encore, la imagen de los labios de Smith del  Kiss Me Kiss Me Kiss Me  anunciaban que este set estaría dedicado al mencionado álbum, dejándonos algunos desconcertados pues al escuchar “Plainsong” durante la prueba se sonido pensamos que el encore estaría dedicado para el Disintegration, pero había que seguir disfrutando de la música de Cure. La densa y perturbadora “The Kiss”  nos introdujo a una pesadez sonora gobernada por las ruidosas y estridentes guitarras de Smith y Gabrels, seguiría la ecléctica “If Only Tonight We could Sleep” y culminaría el set con la “Fight”, con un  D’onnell “grande” en los teclados dándole esa oscuridad siniestra al tema. Otra vez la banda se marcharía del escenario en medio de la ovación de sus fans que sabrían aún había más para festejar.
La banda durante el set Kiss Me Kiss Me Kiss Me
Tras un reparador descanso, la banda retornaría al escenario, y los seguidores dispuestos a disfrutar de la parte final del concierto, pero vaya sorpresa, una imagen plagada de luminares en la pantalla del escenario y el sonido potente de los teclados de D’onnell nos anuncian el arribo de “Plainsong” fue realmente conmovedor, la banda nos regalaría un set extra ante del cierre, el Disintegration, el más esperado por los seguidores fieles de The Cure.
La banda en "Prayer for Rains"
Cuando sonaban los teclados  y el bajo, Smith hizo su aparición en medio de la ovación e inició su recorrido a lo largo del escenario deteniéndose en cada paso para mirar fijamente a su público, y éste devolverle el saludo extendiéndoles la mano, en un emotivo código de comunicación que solo el líder de la banda y sus fans podían entender, en una especie de tierna y nostálgica despedida, en donde solo faltaban las lágrimas. Seguiría la depresiva y pesada “Prayer For Rains” con sus densos teclados y la alucinante “Disintegration” en donde Smith se quebraría y soltaría algunas lágrimas de emoción. Esos momentos fueron de los mejores y más emotivos de la noche, la banda se retiraría otra vez en medio de aplausos y la emoción de su público, que con tantas ansias había esperado la ejecución de estas canciones.
El final ahora sí estaba cerca, la banda hace su aparición dando muestra de un visible desgaste por el esfuerzo de 3 horas, pero dispuesta a entregar lo último de sus energías a su público. Este último encore sería realmente alucinante por presentarnos la festividad más pop y dance de su repertorio que se manifestaría en canciones como “Dressing Up”, “Lovecats”, “The Caterpillar”, “Let’s Go To Bed”, “Close To Me”, “Hot Hot Hot”, "Why Can´t I Be You?" y las añejas “Boys Don’t Cry”, “10:15 Saturday Night” y “Killing An Arab” que desataron unos pogos y estados de júbilo en el público en dimensiones espectaculares, la banda podía seguir tocando toda la noche y los fans seguiría saltando y festejando con cada tema, pero Smith se despediría muy emocionado de sus seguidores, Robert se había metido a sus fans al bolsillo derrochando su carisma y sencillez, y con esos peculiares pasos de baile tan característicos del mítico líder de Cure, a lo largo de las más de 3 horas y media que duró el show y que nos hicieron volver aquella época dorada de nuestra juventud en donde la música de The Cure acompañaba nuestros momentos más melancólicos, depresivos y nostálgicos pero también felices. Fue una noche muy feliz, como pocas, una presentación que quedará grabada por siempre en nuestra mente y en donde una profunda alegría terminó llenando nuestro corazón. 
SET LIST THE CURE  EN LIMA - ESTADIO NACIONAL 17/04/2013  
"Tape"
"Open"
"High"
"The End Of The World"
"Lovesong"
"Push"
"Inbetween Days"
"Just Like Heaven"
"From The Edge Deep Green Sea"
"Picture Of You"
"Lullaby"
"Fascination Street"
"Sleep When I'm Dead"
"Play For Today"
"A Forest"
"Bananafishbones"
"The Walk"
"Mint Car"
"Friday I'm In Love"
"Doing The Unstuck"
"Trust"
"Want"
"The Hungry Ghost"
"Wrong Number"
"One Hundred Years"
"End"
Encore 1
"The Kiss"
"If Only Tonight  We Could Sleep"
"Figth"
Encore 2
"Plainsong"
"Prayers For Rains"
"Disintegration"
Encore 3
"Dressing Up"
"The Lovecats"
"The Caterpillar"
"Close To Me"
"Hot Hot Hot!!!"
"Let's Go To Bed"
"Why Can´t I Be You?"
"Boys Don´t Cry"
"10:15 Saturday Night"
"Killing An Arab" 



miércoles, 17 de abril de 2013

THE CURE: DISINTEGRATION 1988…y ¿qué más? (Parte 6)


The Cure había alcanzado la fama mundial, así que era una buena época para que la banda trabaje en un nuevo álbum. Disintegration sería el octavo disco en estudio de los británicos, pero para su creación Roberth Smith tendría que pasar literalmente por el fuego, el aislamiento, indulgencias y maniobrar con la cima comercial.
Como todo disco de The Cure, su concepción se generó en la casa de Smith, mediante demos instrumentales. Durante varios años estudios de cine le habían enviado al líder de la banda, material fílmico a fin que el compositor pueda crear música para éstos. Fue así que Smith fue concibiendo ideas musicales de duración más extensas, piezas sonoras más apropiadas para cine que para ser tocadas con Cure.
El resto de la banda también se fue involucrando en el proyecto, trayendo sus respectivos demos caseros con sus propuestas. De estas piezas, salieron canciones como “Lovesong”, “Untitled”, “Babble”, “2 Late” y aún Lol Tolhurst colaboró con una melodía de flauta, que finalmente inspiró a la banda a crear la melancólica  “Homesick”.
Re-edición que contiene los alucinantes demos de la época
Por junio de 1988, otro factor importante en la concepción del sonido atmosférico que caracterizó a Disintegration, fueron los ensayos en la nueva y amplia casa del baterista Boris Williams, Smith declararía que en ese lugar había una atmósfera “intensamente surrealista”. “Realmente  fue un tiempo divertido. Cuando escucho aquellos demos, hay mucha insania, demasiado delirio, me maravilla ¡cómo pudimos haber creado algo así!” recuerda Smith sobre esos días felices. Para suerte de nosotros esos demos están disponible en el disco 2 de la reedición del Disintegration.
Tras un breve descanso, la banda retoma el proyecto en septiembre del 88’ creando canciones como “The Same Deep Water As You” y “Plainsong”. El proyecto estaba adquiriendo una forma muy consistente, a pesar de los desafíos que tenían con Lol Tolhurst quien cada vez empeoraba con sus adicciones. Pero finalmente los demos se terminaron, y a Smith solo le que quedaba terminar las letras de las canciones. A comienzos de octubre de ese año, la banda se establece en Outside Studios en el Thames Valley, y con Dave Allen otra vez en la co-producción se iniciaron las sesiones de grabación.  Roberth Smith quedaría encantado con el estudio, pero esa situación idílica tendría un abrupto final.
En la primera noche en el estudio una falla eléctrica en el dormitorio de Smith, generó un incendio mientras la banda estaba cenando. Todas las letras de las canciones para el álbum, estaban en un bolso que se quedó en la habitación siniestrada, y no existían otras copias, Smith no lo pensó dos veces y a pesar de las histéricas advertencias de peligro por parte de sus amigos, fue en pos de sus “atesoradas” letras y no esperó la llegada de los bomberos. La banda formó una cadena humana, y con toallas enrolladas alrededor de su cabeza y espalda, Smith penetró la humeante habitación y obtuvo su preciado tesoro, pero también conseguiría quedar enfermo por varios días producto de haber inhalado el humo. Las letras habían sido dañadas por el fuego pero eran todavía legibles, Smith diría que hizo esto, pues no podía concebir a Disintegration como un álbum instrumental.
Como consecuencia de los daños sufridos por el fuego, Smith tuvo que mudar su habitación hacia el ático, dejándolo aislado del resto de la banda. En la fase final de creación del álbum, Smith trabajaría más con Allen que con el resto de la banda.
A mediados de diciembre tras las sesiones de mezcla, la banda escucharía el resultado de su trabajo y concluirían que realmente se trataba de un gran álbum. The Cure había logrado crear una obra maestra, quizás la última de su historia. Pero quienes no quedaron muy contentos fueron los de la compañía discográfica, pues no encontraron canciones radiables,  pero aún así Smith tenía confianza que canciones como “Picture Of You” , “Lullaby” o “Lovesong” hacían del disco un perfecto álbum Cure. Para Smith los de la disquera no entendían realmente a los fans de la banda, quienes ya se contaban en millones, y estaban dispuestos a adquirir la nueva producción. En efecto, “Lullaby” llegó a ser el más grande hit de The Cure, alcanzando el Top 10, mientras que “Lovesong” llegó N°2 en los Estados Unidos, siendo el single más exitoso de la banda a la fecha.
Disintegration  fue lanzado en mayo de 1989, y rápidamente llego a ser el álbum de mayor éxito comercial de la banda, llegando a vender más de 3 millones de copias a nivel mundial.
“The Prayer Tour” tuvo 75 shows con entradas agotadas de mayo a septiembre alrededor del mundo. Los conciertos fueron espectaculares e intensos, en América, llegaron a tocar en los Gigantes de New York. En Inglaterra durante tres tormentosas noches de verano tocaron en el Wembley Arena, shows que fueron grabados y lanzado bajo el nombre de Entreat, pero en la reedición del 2010 de Disintegration, este álbum en vivo, se denomina Entreat Plus, debido a que incluyen “Plainsong” y “Lullaby” que no figuraban en la edición original.
The cure concluía así una década exitosa, con un disco que compendia perfectamente ese sonido oscuro, melancólico y perturbador, tan propio de la imaginación surrealista de Smith. “Prayer For Rains” es un modelo de ello. Pero con el final de la década, parecía también que se le terminaría la genialidad al buen Robert, pues las siguientes décadas no verían más rastros de divinidad en sus composiciones, pues a pesar de continuar produciendo álbumes, la mayoría de estos no llegaría siquiera al nivel de aceptable o “para completar” la colección, pero la única excepción ocurriría durante 1992, cuando The Cure, ya sin Lol Tolhurst y Roger D’onnell, y con la inclusión del guitarrista y tecladista Perry Bamonte crearían un nuevo álbum, Wish influenciado en parte por el ¿grunge?, pues por esa época Smith declararía que se había interesado en escuchar grupos como Nirvana, y esa influencia se aprecia en canciones como “Open”, “From Of The Edge Deep Green Sea”, “Cut” o “End” donde la visceralidad de sus guitarras están en primer plano. Pero también habría espacio para el pop festivo de “Friday I’m In Love” que fue un rotundo éxito, la fresca  “High”, las depresivas y melancólicas “Apart”, “Trust”, y “A Letter to Elise” conmovedora hasta las lágrimas, y el bello eclecticismo de “To Wish Impossible Things” ambientada con sonoridades orientales. Wish es un buen álbum que transmite diversos sentimientos y que sería la última producción aceptable de Smith.
Luego vendría la exitosa gira del Wish, con apoteósicas presentaciones, siendo plasmada la energía de la banda en dos álbumes en directo Show y Paris, en donde The Cure toca canciones de sus diversas épocas, el segundo de ellos tendría tendencias más oscuras y depresivas, pues hay canciones de la época del Seventeen Seconds y Pornography. Paralelamente saldría el video Show que muestra el concierto completo del disco del mismo nombre, saliendo a la venta solo en VHS y Laser Disc, a la fecha se sigue esperando su salida en DVD o Blu-ray. Luego de la agotadora gira, Boris Williams se iría de la banda, en su reemplazo ingresaría el joven baterista Jason Cooper, quien a la fecha cuenta con una legión de detractores, pero por algo será que se ha convertido en el baterista que más años ha acompañado a Robert Smith.
Hablar de las siguientes recopilaciones, una peor que la siguiente, y álbumes desconcertantes, me apena decirlo pero no hay mucho bueno que decir, salvo el excelente Trilogy, que registra la presentación en vivo de los álbumes Pornography, Disintegration y Bloodflowers, (este último personalmente no me parece bueno, sino lánguido y aburrido) el video tiene una imagen y sonido espectacular. Join The Dots, es una excelente recopilación de todos los lados B producidos por The Cure desde sus orígenes hasta el 2004, allí están “I’m Cold”, la pesadilla hecha canción “New Day”, la extraordinaria “The Explonding Boy” tema que no entiendo hasta ahora cómo nunca fue un éxito o por qué fue seleccionado para ser lado B. Smith diría que él nunca trabajó los lados B para ser simples complementos de los singles, sino ofrecerle calidad al seguidor de la banda que espera un óptimo “producto”.
Durante el 2004   Porl Thompson volvería a la banda, y se iría de gira con ella, luego editarían un nuevo disco, Dream 4:13, quizás el peor de todos los de Cure, nada para rescatar. Sin embargo las presentaciones en vivo de la banda seguirían siendo extraordinarias además de muy extensas, presentando un repertorio con temas de todas sus épocas y estilos, que cuando lo ejecuten en Lima seguro dejarán más que satisfecho a sus seguidores. 
The Cure es sin duda una de las bandas más influyentes del rock-pop contemporáneo, y cuyo legado seguirá presente en las futuras generaciones rockeras. Hasta aquí la historia de una de las bandas más queridas y venerada de las últimas décadas. 




     

sábado, 13 de abril de 2013

THE CURE: DEL LIMBO AL RENACIMIENTO 1982-1987 (Parte 5)



Aquella pelea entre Smith y Gallup en un club de Straburgo en 1982 durante la gira del Pornography, fue un verdadero “knock  out” para The Cure, dejando a la banda en el limbo por varios meses. Robert Smith se uniría nuevamente a la guitarra de Siouxie And The  Banshees, lanzado con ellos el single “Dear Prudence” un cover de los Beatles. Tras experimentar coqueteos cercanos con la muerte Robert Smith tomaría algunas decisiones importantes para su vida, que ayudarían en el resurgimiento de la banda y que los conduciría finalmente a la fama mundial gracias a extraordinarias canciones como “InBetween Days”, “Close To Me” y “Just Like Heaven”, así como el lanzamiento de su recopilatorio Standing On A Beach, que relanzaría al single “Boys Don´t Cry”.
Después de la pelea con  Gallup, Robert Smith crearía entre 1982 y 1983 algunos temas que posteriormente serían lanzados como singles y en donde dejaría a un lado sus temáticas y sonoridades depresivas para explorar hacía el new wave como en “The Walk” o “Let´s Go To Bed” o con eclécticos terrenos sonoros como en la sorprendente “The Lovecats” pero sin dejar de lado esa turbia melancolía como lo muestran las magnificas “Just One kiss” o “Lament”, todas estas canciones además de otros singles serían lanzados en el compilatorio Japanese Whispers. Estas producciones fueron paralelas al trabajo que Smith hacía con Siouxie And The Banshees.
THE TOP( 1984)
A inicios de 1984, Smith reclutaría   al baterista Andy Anderson y a su compañero Lol Tolhurst y empezaría a bosquejar un nuevo álbum para su banda, una labor recargada para el líder de la banda, debido a que por esa época quien fungía como bajista, Phil Thornalley, productor del Pornography, estaba por Australia grabando el siguiente disco de Duran Duran, mientras que Lol estaba totalmente absorbido por su consumo de alcohol y drogas, siendo poco o nada su aporte musical. Entonces Smith trabajaba tocando con todos los instrumentos a excepción de la batería. Smith diría de su nuevo álbum “este es el álbum solista que nunca hice” pero también lo señalaría como el peor disco que hizo The Cure más años posteriores se retractaría de sus cometarios negativos, declarando que The Top tenía “un sonido único y experimental, sonando absolutamente fresco y contemporáneo”. Las fuentes de inspiración de Smith para The Top, serían  algunos libros, films y su propia versión caleidoscópica de la vida real. 
The Top sería lanzado el 4 de mayo y alcanzaría la posición N°10 en el “UK album chart”, en donde destacaría esa excelente apertura sucia y perturbadora que para arrastrar algunos rezagos del Pornography, llamada “Shake Dog Shake”, la contundente y angustiante  “Give Me It”, pero también abría paso para la bella y ecléctica “The Caterpillar” que serviría para darnos algunas pistas de la sensibilidad que estaría presente en el siguiente álbum de The Cure. Es más el mismo Smith dijo que este álbum “(The Top) era un buen anticipo de The Head On The Door. 
La reedición del 2006, compuesta de dos discos, además de presentar la remasterización del álbum original, contiene las inéditos demos de  “You Stayed”, “Ariel” y “Sadacic”.
CONCERT - THE CURE LIVE
Tras la grabación de The Top, Smith admitiría la necesidad de trabajar con otra gente a su alrededor, así que para las giras, un viejo conocido de Robert, Porl Thompson que solo había tocado el Saxofón en The Top, también se encargaría de las guitarras, y Thornalley que había regresado de Australia, lo acompañaría en el bajo. La banda adquiriría un potente sonido en vivo además de sonar un poco más acelerada que de costumbre, siendo un valioso testimonio del sonido denso de esa formación su primer  álbum en vivo, Concert-The Cure Live, en donde las versiones de “Shake Dog Shake”, “Primary”, “The Hanging Garden”, “One Hundred Years”, “A Forest” o “Killing An Arab” lo hacen un disco imprescindible. 
Además que esa gira no duraría mucho pues con  demasiado trabajo, tanto en The Banshees como en The Cure, Robert Smith y su cuerpo no darían para más como resultado de una severa septicemia, tirando abajo los compromisos con ambas bandas.
RENACE THE CURE
Según las palabras del propio Robert Smith, “había vivido los últimos 18 meses  más allá del umbral” tratando de ser líder de The cure y a la vez ser guitarrista de Siouxie And The Banshees. Tras recuperar su salud, decidiendo limpiarse de las drogas, el cigarrillo  y otros “químicos nocturnos”, retorna al Reino Unido  para grabar una serie de demos que formaría parte de su siguiente álbum. En esa época Smith tomó otra importante decisión para su vida y la banda, reconciliarse con su amigo Simon Gallup, desde ese entonces el bajista sería el fiel compañero de Smith, que además había sido su amigo más cercano. Sobre este acontecimiento, Smith diría que “la presencia de Gallup en la banda era más  importante que cualquier cambio de hábito”.
Phil Thornalley y Andy Anderson durante el curso de 1984   tras haber contribuido con lo suyo en la transformación del sonido de la banda, dejan The Cure. Otro viejo conocido de Smith se uniría a la banda, el guitarrista Porl Thompson, así como el ex baterista de los Thompson Twins  Boris Williams, mientras que Lol por causa de su creciente adicción a las drogas y el alcohol, seguiría relegado en la banda, aún así Robert Smith se sentía feliz con esta nueva formación y  cambio su percepción de lo que The Cure podría llegar a a ser. Es más para muchos fans de la banda está es la mejor formación de The Cure, aunque claro con la inclusión de D’onnell en los teclados.
THE HEAD ON THE DOOR (1985)
Para este disco Smith se despojó de sus prejuicios musicales e inició así la búsqueda de un sonido renovado para la banda. El demo de “In Bweteen Days”, que viene en el disco 2 de la reedición del álbum, es un ejemplo de lo antes dicho. Smith decidió explorar sonidos con la guitarra acústica, instrumento que lo consideraba algo hippy y alejado del sonido Cure, pero estaba dispuesto a experimentar con todo tipo de posibilidades, allí tenemos “The Blood” e incluso “In Between Days”. 
Otros instrumentos que le ayudarán a ampliar su panorama de variantes musicales, eran los nuevos sintetizadores y teclados Yamaha Dx7, Emulator 2 y The Ensonic Mirage, de éstos fue que obtuvo los sonidos para “Closet o Me” y “Six Different Ways”. Robert Smith volvió a sentir que The Cure era nuevamente la banda que había soñado, y tal sentimiento no lo había experimentado desde Pornography. Se sentía realmente emocionado y deseaba hacer música pop que capturara ese momento de regocijo.
Su optimismo lo llevó al estudio y trabajando en asociación con Dave Allen con quien ya había grabado  The Top, hicieron sin muchos problemas el nuevo álbum The Head On The Door, líneas extraídas del tema “Close To Me”.
El álbum fue un claro reflejo del momento feliz que vivía el líder de la banda, pero no todas eran cándidas canciones, allí estaban la misteriosa “Sinking” o la oscura “A Nigth Like This” demostrando que aún The Cure veneraba las tinieblas. El disco sería lanzado el 30 de agosto del ’85 y por fin los críticos estarían unidos en sus apreciaciones de que se trataba de un gran álbum pop. The Head On The Door,  llegaría al puesto N°7 en el “UK album chart” y sería un álbum éxitos para The Cure, pues sus canciones sonarían en las diversas radios musicales del mundo, sus videos serán vistos no sólo en MTV sino en los más diversos programas de televisión, sino recordemos “Viva el  Sábado” de Pantel. En vivo las presentaciones de la banda eran apoteósicas en donde no sólo se dedicaban a promocionar su nuevo álbum sino a The Cure. La banda se había vuelto  un ícono de los 80s. Canciones como “Close To Me” y “In Between Days” deben estar catalogadas entre las mejores canciones pop de todos los tiempos. La emotiva y festiva “Push” y la desenfrenada “The Baby Screams” son otras muestras de excelentes temas pop concebidos para la danza y el frenesí.
Smith diría sobre el álbum “el sonido era realmente vibrante y la banda era feliz en realidad. Para mí fue un gozo hacer esta grabación…”.
STANDING ON THE BEACH/ STARING AT THE SEA (1986)
The Cure lanzaría en 1986 este recopilatorio que reúne sus singles desde sus inicios. Tanto en Lp, casete, y video. Se trata de uno de los mejores recopilatorios de los 80’s, y el que hizo ser conocido mundialmente a The Cure, por contener canciones como “Boys Don’t Cry”, “InBetween Days” o “Close To Me”, que fueron rotundos éxitos “en el Perú y el mundo”, fue gracias a este disco fue que The Cure se hizo famoso en nuestra patria, y hasta ahora en cualquier combi se deja escuchar “Boys Don’t Cry”. Pero en el álbum también contiene los singles “Killing An Arab” y “Jumping Someone Else's Train” que no aparecieron en el primer álbum de la banda Three Imaginary Boys.
El rostro del viejo que se observa en la portada es una fotografía de John Button, un pescador jubilado que prestó su imagen no solo para la caratula del disco sino para el videoclip de Killing An Arab.
Hay otras versiones en Cd, que contienen el mismo tracklist del video, es decir con “10.15 Saturday Nigth”,  “Play For Today”, "Charlote Sometimes" ,“Other Voices” y “A Night Like Days”. También habían versiones en casete doble, en donde la segunda parte contiene los magnificos lados “B” de los singles, en donde podemos apreciar la extraordinaria “The Explonding Boy”, b-side de “InBetween Days”, un tema que inexplicablemente fue relegado para ser tocado en vivo, a pesar de su alta dosis de euforia, y canto desenfadado.
El video del recopilatorio que existe solo en formato VHS, nos muestra la evolución de la banda desde la época de Easy Cure, así como la trasformación que Smith va experimentando en su look, desde usar el cabello corto y sin maquillaje hasta su pálido rostro  y labios mal pintados además de su estrafalario peinado.
CURE IN ORANGE
Como lo mencioné antes para muchos fans está formación de la banda, fue una de las mejores que ha tenido a lo largo de su historia, y el film llamado Cure In Orange registra el testimonio de aquella alineación, durante sus presentaciones del 9 y 10 de agosto de 1986 en el Théatre Antique d’Orange de Francia, el video fue dirigido por Tim Pope, el mismo director que vendrá a grabar el concierto de The Cure en Lima. En la página web de la banda se anunció que el 2010, saldría el Dvd de dicho concierto pero hasta la fecha no se sabe nada al respecto, solo ha sido lanzado en VHS, y durante los años  90s en Laserdisc.
Cure in Orange, es un CONCIERTAZO, con mayúsculas, es la banda en todo su esplendor con un público rendido a sus pies, y en donde se puede observar cómo se arman unos espectaculares “pogos” con temas como “Play For Today” o “Strange Day”, o el salto eufórico de la masa al compás de “Push” o “In Between Days”. Otro aspecto peculiar de este video es observar a Smith con el cabello muy corto. Ojalá tengamos prontas noticas de su lanzamiento en dvd o blu-ray. Es imperdonable que un fan de la banda no tenga esta filmación.
KISS ME KISS ME KISS ME (1987)
La carrera de The Cure estaba yendo en ascenso, en parte al peculiar carisma de su líder. Pero si algo había caracterizado a la banda es que para cada álbum quebraría el molde de su predecesor. Smith había determinado no repetir la fórmula pop de The Head On The Door para el siguiente álbum.
Smith tenía bastantes canciones en su cabeza para el nuevo disco, pero esta vez deseaba que el resto de los integrantes de la banda estuvieran más involucrados en el proceso creativo. Fue así que en marzo del 86’ los integrantes de la banda se reencuentra para presentar sus demos e ir puliendo la idea para el álbum, de este proceso se escribieron 30 canciones. Pero las discrepancias sobre la selección de temas harían que el trabajo se retrase, hasta el día que Smith concibió “The Kiss” y pidió a la banda que lo siguiera. Otro desafío era la situación cada vez más crítica de Lol Tolhurst, quien no contribuía en nada con la banda. Finalmente el disco sería un álbum doble, pero aún faltaba terminar las letras, al comienzo Smith estaba a un ritmo impresionante de una composición por día, pero luego se bloqueo, hasta que decidió viajar a las Bahamas en busca de inspiración. Smith se quedaría solo grabando en agotadoras jornadas junto a Dave Allen y Chris Parry las voces para las canciones, mientras el resto de la banda ya estaba descansando en casa pero él extrañaba a sus compañeros de la banda, así que dejó las Bahamas y terminaría el álbum en ICP Studios de Bruselas.
Después de dejar de discutir con Chris Parry quien presionaba a Smith para darle al álbum un sonido más “americano”  Kiss Me Kiss Me Kiss Me salió a la venta el 22 de mayo del 87’, con una portada con un primer primerísimo plano con los labios rojos de Smith.
Kiss Me Kiss Me Kiss Me alcanzaría el N°06 en Uk y llegó a ser su tercer platino en EEUU. Destacando la extraordinaria melodía melancólica de “Just Like Heaven”, otro tema de The Cure que debe estar entre las mejores canciones de la historia del rock contemporáneo, la  extrovertida e hilarante “Why Can’t I Be You?”, la tierna “Catch”, la funky “Hot!Hot!Hot!” y la turbia y ruda “The Kiss”. Si bien se trata de un álbum que no desentona, hay muchas canciones que pudieron ser obviadas y pudo ser tranquilamente un disco de 10 temas. Kiss Kiss Me Kiss Me es un álbum de canciones inconexas pero que gracias a sus singles, lograría gran repercusión y pondría a The Cure en la cima mundial al vender millones copias del álbum, alrededor del mundo. 
The Cure había renacido para convertirse una banda famosa, su música había conquistado el mundo. Si bien su oscuro estilo de los primeros años había sucumbido en menor grado para dar paso a un poco más de luz, con una dosis de colorido pop, no por ello dejaron en el olvido su sonido melancólico y la nostálgico. Quienes pensaron que The Cure sucumbiría ante la fama para hacer una música más accesible estarían totalmente equivocados, la banda replantearía las cosas y dos años después daría desde el Pornography una nueva obra maestra que dejaría en “schock” a los que querían más “Boys Don´t Cry” o “Close To Me”.